Menú

Nuestro Blog

Cambios de tu cuerpo después del parto.

Ser madre es un proceso muy complejo y lleno de cambios, tu cuerpo se prepara durante meses para ser la maquina perfecta que creará un pequeño ser dentro de ti, tus órganos se movieron, partes de tu cuerpo crecieron a más del doble y después del parto todo tiene que volver a cómo estaba antes, o lo más cercano de cómo estaba. Ahora te explicaremos algunos cambios que tendrá tu cuerpo después del parto, para que estés preparada, ya que muchos de ellos te sacarán de onda, pero también te daremos unos tips para que tu cuerpo se vaya recuperando poco a poco.

Sudar más de la cuenta

Recuerda que tu cuerpo durante el embarazo aumento la producción de agua y ahora tiene que eliminar el exceso, lo hará por medio de la orina o el sudor. Así que es totalmente normal que en las primeras semanas de puerperio sudes más de lo normal. Procura mantenerte fresca, no uses antitranspirante ya que tu cuerpo necesita deshacerse del agua extra, puedes tomar varías duchas rápidas al día, pero sobre todo no dejes de hidratarte ya que puedes perder más agua de la que debes.

Pies más pequeños

Es normal que durante el embarazo los pies y tobillos se hinchen tanto que tus zapatos no te queden, esto pasa por el edema, que es producido por el exceso de líquido en los tejidos, después del parto creerás que tus pies se hicieron más pequeños, pero porque tu cuerpo comienza a regular los líquidos. Si te hicieron cesárea es posible que con el poco movimiento que tienes, tus pies sigan inflamados, para que vuelvan a tamaño normal puedes hacer pequeños ejercicios moviendo tus tobillos en círculos y de adelante para atrás.

Pancita de Mamá

Después del parto notarás una gran reducción de tu vientre, esto es gracias a los entuertos, que son contracciones uterinas potentes que tienen como objetivo reducir el tamaño de la matriz, que tardará 40 días en volver a su normalidad. Pero no creas que te quedará un vientre plano, te quedará un poco de pancita y en algunas ocasiones las reducciones no son tan notorias y sentirás que aun te vez como embarazada, para volver a recuperar tu figura tendrás que comer balanceadamente y hacer ejercicios abdominales. No olvides usar gel reafirmante, te será de gran ayuda y lo puedes usar en todas las partes de tu cuerpo que necesites reafirmar.

Estrías

En el embarazo tu piel puede estirarse hasta 10 veces, por factores hormonales y poca hidratación las fibras cutáneas se rompen y generan estrías. La mala noticia es que cuando una estría sale ya no se quita, pero podemos hacer que se note menos, el cambio debe de empezar desde adentro, tu cuerpo necesita producir colágeno para tener elasticidad y firmeza en la piel, consume alimentos ricos en Vitamina A como: lácteos, zanahoria, brócoli, col, espinacas, melón, mango, ternera, pollo, pavo y pescado; Vitamina C como: naranja, mandarina, limón, toronja, kiwi, papaya, piña, sandía, mango, fresa, frambuesas, moras y arándanos; y Vitamina E como: avellanas, almendras, cacahuates, pistaches, aceite de oliva, aguacate y espárragos. No dejes de tomar agua, es importante mantenerte hidratada. Ayuda a tu cuerpo con el uso de cremas o aceites de centella asiática, rosa mosqueta, jojoba o karité, también puedes seguir usando la crema antiestrías que usabas en el embarazo. Trata de estar siempre humectada lo mejor para las estrías son acciones preventivas, durante el embarazo cuida mucho tu piel.

Renueva tu piel

La lluvia de hormonas en el embarazo puede afectar tu piel, lo vas a notar tanto en el cutis como en el resto de cuerpo, después del parto las hormonas van regresando a la normalidad y tu piel va recuperándose de las manchas, el paño y del acné. No dejes de usar tus productos de cuidado, lava tu cara por las mañanas y en las noches, usa una crema aclarante en las noches y protector solar durante el día.

Tus pechos no se verán igual

Tus senos se preparan para amamantar, sube la leche, se inflaman y aumentan de volumen. También puedes tener cambios de tamaño y color en los pezones y areola. Al término de la lactancia tus pechos reducirán su tamaño y ya no estarán tan firmes, los puedes ayudar con ejercicio, hidratación, diciendo un no rotundo al tabaco y claro con un buen sostén.

¿Tendré que usar peluca?

Durante el embarazo aumentan los estrógenos y con ellos el crecimiento del cabello, pero todo lo que sube tiene bajar y ese proceso se llevará tu hermosa cabellera por la coladera, pero no te preocupes, será más notorio entre los meses 2 y 5 después del parto y todo se estabilizará después de un año, en el transcurso puedes usar tratamientos para fortalecer tu cabello y champo anticaida recomendado por dermatólogo; recuerda tener una buena higiene en el cuero cabelludo y puedes consumir biotina, pero consúltalo con tu médico.

Mis uñas se quiebran

Con el embarazo las uñas tienen el mismo efecto que el cabello, se ponen fuertes y crecen más, pero también tiene su decaída después del parto, poco a poco irán recuperando su fuerza, puedes ayudarlas con alimentos como: aguacate, verduras de hoja verde, espirulina, huevos, chia, avena y semillas de girasol o calabaza. No recomendamos el uso de esmaltes que fortalezcan las uñas ya que podrían tener materiales tóxicos y tendrás mucho contacto con tu bebé y puede ser que no le vengan tan bien.

Le tengo miedo a la báscula

Después del parto bajarás algunos kilos, ya que el útero pesará la mitad, el bebé sale, la placenta se irá y con ella el líquido amniótico; prácticamente perderás alrededor de 5 kilos solo en el parto. En las primeras 2 semanas eliminarás los líquidos retenidos y bajarás un par de kilos más. En 40 días aproximadamente el útero vuelve a su tamaño y peso normal, que te ayudará a perder algunos gramos. Pero hay algunos kilitos que no dejarán tu cuerpo tan fácil, con una dieta balanceada y ejercicio seguro lograrás quitártelos de encima.

Pequeñas fugas de pipí

No te preocupes si se te salen algunas gotitas de pipí, esto es normal ya que el parto puede afectar la vejiga, causando un poco de hinchazón y pérdida de sensibilidad, súmale a esto la gran cantidad de líquido extra que estás desechando, por eso es importante que vayas seguido al baño, evitaras fugas y problemas urinarios. Puedes hacer ejercicios de suelo pélvico te ayudarán mucho.

Un poco de sangrado

Se llama loquios, es un fluido vaginal que está compuesto de sangre, moco cervical y tejido placentario, este proceso dura entre 6 y 8 semanas, pasa de un color rojo intenso, a un rojo opaco y termina con un color amarillo. Tienes que tener mucha higiene, mantén limpia tu zona íntima y trata de ducharte diario.

No te espantes, te hemos dado una gran información, la idea es que no te agarre desprevenida ninguno de estos cambios y que sepas que hacer para que tengas un posparto feliz y que estés tranquila. Recuerda que ser mamá es de las tareas más complicadas en este mundo y que no tienes que ser perfecta, con el paso del tiempo tendrás más experiencia, lo importante es que te informes de todos los cambios de tu cuerpo y consultes a tu médico si tienes dudas. La mayor recompensa de este gran esfuerzo que hace tu cuerpo y tu mente es tu bebé, tendrás a ese pedacito de amor que creció dentro de ti y que creaste con mucho cariño.

Banner nombres