Menú

Nuestro Blog

Enséñale a tu pequeño a ir al baño

Entre 1 y 3 años, tu pequeño estará preparado para dejar los pañales, por eso, La Cigüeña te da algunos tips para ayudarlos a dar este gran paso.

Como en todo lo que es nuevo para tu bebé, sé paciente; no es bueno forzarlo, por eso te damos algunos consejos:

  • Identifica si tu bebé ya está listo para ir al baño: si ya camina, se sienta, si es capaz de identificar cuando tiene ganas de hacer pipí o popó, empieza a imitar a los adulos y es capaz de acatar instrucciones simples, ya pueden comenzar con el proceso de ir al baño.

  • Tú eres parte una parte muy importante, asi que debes sentirte bien para poderle transmitir confianza a tu bebé, ten en cuenta que este proceso requiere de tu máxima atención y mucha, pero mucha paciencia.

  • No cedas ante la presión de amigas o familiares para que tu pequeño aprenda inmediatamente a ir al baño. Cada bebé es único, por lo que sus procesos y tiempos son distintos.

  • Busca una bacinica que le guste a tu bebé; puedes decorarla con animalitos o sus personajes favoritos, de esta manera será más llamativa para tu pequeño.

  • Créale un hábito diario, llévalo a sentarse en la bacinica; puede ser antes o después de cada comida, poco a poco se acostumbrará.

  • En caso de que no quiera sentarse, no lo regañes ni lo obligues; con el tiempo se irá acostumbrando a sentarse. Los miembros de su familia pueden ponerle el ejemplo y poco a poco los irá imitando.

  • Explícale con calma los motivos por los que debe sentarse en el baño; busca un libro que le enseñe el proceso de digestión y cómo el cuerpo desecha lo que no necesita.

  • ¡Pon el ejemplo! Los niños imitan a sus papás, así que es una manera natural de aprendizaje. Explicale lo que sientes cuando tienes ganas de ir al baño y qué es lo que harás, para que pueda entender el proceso completo.

  • Cuando le muestres la manera de usar su bacinica o el sanitario, te recomendamos que le vayas explicando paso a paso; usa frases que tu pequeño entienda.

  • Recuerda enseñarle también a jalar de la cadena, limpiarse, vestirse y a lavarse las manos.

  • Incentívalo a ser independiente; explícale que los pañales son para niños más chiquitos y que él está creciendo.

  • Siempre ten a la mano la bacinica; incluso, en casa, tu pequeño puede andar sin pañal. Los expertos dicen que al andar por la casa sin pañal acelera el proceso de ir al baño.

  • Celebra sus logros, esto hará que se sienta motivado y lo volverá a hacer.

  • Seguramente tu pequeño tendrá accidentes, cuando ocurran no te enojes ni lo castigues; debes recordar que es un proceso de aprendizaje: tanto mental como de ejercer control sobre su cuerpo. Límpialo calmadamente y dile que la próxima vez use su bacinica o te avise para que vayan juntos al baño.

  • Durante el día el pequeño puede avisar, pero, ¿qué hacer de noche sin que el proceso sea interrumpido? al acostarlo -y sólo al principio del proceso- pónle pañal; dile que si se despierta con ganas de ir al baño, te diga. Después, déjale su bacinica cerca por si quiere intentarlo solito. No sobra decir que cubras su colchon con un protector para evitar daños.

  • Es importante que cuando tu pequeño pase 5 noches seguidas sin mojarse o defecar, es hora de poner un plástico impermeable entre la sábana y el colchón y déjalo dormir sin pañal. Este es un gran paso. ¡Felicidades!

  • Es normal que tenga un retroceso; aveces ocurren por factores externos como cambios en su rutina, la llegada de un nuevo miembro de la familia, o por alguna experiencia desagradabe, si es el caso, vuelve a los pañales e inténtalo en un lapso de 2 meses.

Este es un gran paso en el crecimiento de tu pequeño, ¡forma parte de cada etapa por la que atraviesa y fortalezcan su vínculo! Recuerda que las pequeñas acciones hacen grandes diferencias.

Banner nombres