Menú

Nuestro Blog

La noticia

Estaba en la oficina consciente de que en cualquier minuto llegarían los resultados del análisis de sangre. El gran misterio por fin quedaría resuelto. Le pedí a dos amigas que me acompañaran a comer porque no quería estar sola cuando recibiera el resultado. Como una loquita le daba “refresh” a mi cuenta de correo en mi celular esperando que llegaran los resultados y finalmente, llegaron. Los números y rangos del resultado eran totalmente entendibles, aunque yo cuestionaba sin poderlo creer. Inmediatamente le escribí a mi doctor para darle la información que apareció en los resultados y él simplemente me felicitó. ¡I-N-C-R-E-I-B-L-E! Mi mente no podía procesar que en cuestión de segundos, algo que llevaba buscando tanto tiempo por fin se concretó. Mis amigas me felicitaban pero yo seguía sin entender bien lo que pasaba. Estaba tan en shock que sentía como si le hubieran puesto “mute” a todo mi alrededor.

Después de unos minutos se volvió imposible disimular mi felicidad en la oficina y corrí al centro comercial a comprar unos zapatitos, globos y una prueba de embarazo para darle la noticia de esta manera a mi esposo cuando llegara en la noche. Nunca había mentido tan bien, pude decirle con naturalidad las razones por las que aún no estaban disponibles los resultados; tampoco había estado tan inquieta de que él llegara a la casa.

Cuando llegó y vio los globos, los zapatitos y la prueba de embarazo puesta sobre la cama, entró en shock total, emoción absoluta y nos abrazamos como tontos por muchos minutos. A ese momento de tan inmensa alegría solo lo acompañaron mas momentos divinos al decirles a nuestras familias y amigos. Mucha gente espera más tiempo para dar la noticia, algunos hasta esperan 3 meses, pero a nosotros no nos importó. Nunca habíamos estado en este punto y el haber llegado ahí ya era una gran noticia y motivo de celebración.

Yo creo que mi mente y mi cuerpo estaban tan preparados para este momento que tuve la inmensa suerte de no tener molestias ni nauseas durante las primeras 4 semanas de embarazo. Siempre recordaré cada detalle de ese mes, así como la de la alegría de saber que en algunas semanas más seré mamá, de la felicidad de compartir nuestra noticia y de recibir tanto amor de parte de nuestra gente cercana.

Para todos los que están pasando por este momento, les deseo que les de tanta felicidad como a nosotros.

Con cariño, Camila.

Banner nombres